VIERNES 18 Y SÁBADO 19 DE MARZO

Escrita por Shostakovich a los 19 años de edad para su graduación en el Conservatorio de Leningrado, la obra lanzó a la fama al compositor ruso, uno de los más reconocidos del siglo XX, junto con Stravinsky y Lutoslawski, quienes también forman parte del segundo programa de la Temporada 2011.

Luego de dirigir tres conciertos de la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Catalunya y de su destacada actuación en las 43 Semanas Musicales de Frutillar junto a la Sinfónica de Chile en febrero, Michal Nesterowicz, se encuentra nuevamente en el país para dirigir el segundo y tercer concierto de la Temporada 2011 de la Orquesta Sinfónica de Chile. El prestigioso músico polaco, director titular de la agrupación orquestal que este año celebra 70 años de trayectoria, inició los ensayos del programa que se ofrecerá los días viernes 18 y sábado 19 de marzo, a las 19:30 horas, en el Teatro Universidad de Chile con la interpretación de obras de tres grandes compositores del siglo XX: Pequeña Suite del reconocido compositor polaco Witold Lutoslawski; la Suite Pulcinella de Igor Stravinsky y la Sinfonía Nº 1 de Dimitri Shostakovich.

Precoz Shostakovich
A los 19 años de edad Dimitri Shostakovich compuso su Sinfonía Nº 1 con motivo de su graduación en el conservatorio de Leningrado. La obra, estrenada por la Orquesta Filarmónica de Leningrado, el 12 de mayo de 1926, llamó inmediatamente sobre él la atención del mundo musical y provocó una tremenda impresión en el público y críticos de la época Por su precoz talento Shostakovich se convirtió en una celebridad nacional a tal punto que la sinfonía , cargada de ímpetu juvenil, se retransmitió por radio a otras ciudades y fue presentada en otros países al año siguiente de su estreno.

Witold Lutislawaki
La “Pequeña Suite” para orquesta fue compuesta en 1951 por Witold Lutoslawski (1913-1994), durante el período en que todavía estaba muy ligado al ideal de arte impuesto por el realismo socialista, que tuvo injerencia en países con un régimen comunista de la entonces órbita soviética hasta la desestalinización producida desde mediados de la década del 50, luego de la cual muchos compositores polacos tomaron contacto con el arte de Europa Occidental y Norteamérica.

En la “Pequeña Suite” Lutoslawski elaboró un material musical ligado a la música popular de la región, recordando en algunos pasajes el arte del húngaro de Béla Bartók (también afectado anteriormente por problemas con el oficialismo totalitario), no obstante en ella se perciben atisbos de un lenguaje más experimental, el cual llegaría a consolidarse luego de la apertura hacia la cultura occidental.

El ballet y Stravinsky
La Suite “Pulcinella” pertenece al período neoclásico de Igor Stravinsky, uno de los compositores más influyentes de la historia, quien pasó por diversas etapas estilísticas en el transcurso de su vida. Escrita entre 1919 y 1920, la obra primero fue música ideada para la famosa compañía de ballets rusos radicada en París, fundada por el empresario ruso Sergéi Diaghilev, quien le propuso componer un ballet que recreara composiciones del músico barroco Giovanni Battista Pergolesi sumado al imaginario de la Commedia dell’arte napolitana.

Siguiendo esas bases Stravinski se abocó a la composición de la suite del ballet “Pulcinella” que se estrenó el 15 de mayo de 1920, bajo la batuta de Ernest Ansermet en el teatro Ópera de París. Stravinsky escribió luego la adaptación para concierto en formato de suite sinfónica, la cual revisó y corrigió de manera definitiva en 1949. Esta versión, de 37 minutos, es la que será interpretada por la Orquesta Sinfónica de Chile, bajo la batuta de Nesterowicz este 18 y 19 de marzo.