VIERNES 5 y SÁBADO 6 DE AGOSTO EN EL TEATRO UNIVERSIDAD DE CHILE
El exigente programa llevará al público una de las obras más significativas de la historia de la música occidental, la Sinfonía nº 3 “Eroica” que Beethoven compuso inspirado en la admiración que sentía por Napoleón Bonaparte y el lírico Concierto nº 2 de Prokofiev con el solista Héctor Viveros, Concertino de la Sinfónica de Chile.

Concierto 14° de la Orquesta Sinfónica de Chile con el director invitado José Luis Domínguez

Dos grandes Maestros de la música estarán presentes en el décimo cuarto concierto de la Orquesta Sinfónica de Chile que se realizará el viernes 5 y sábado 6 de agosto, a las 19:30 horas, en el Teatro Universidad de Chile. Ellos son el compositor ruso Sergei Prokofiev con su Concierto nº 2 para violín y orquesta que será interpretado por Héctor Viveros, concertino de la Sinfónica, y Ludwig van Beethoven con su tercera Sinfonía “Eroica” que hizo enfurecer al gran compositor alemán al enterarse que Napoleón Bonaparte, a quien había dedicado la obra, se había autoproclamado Emperador.

La “Eroica” es considerada como el nacimiento del romanticismo musical porque rompió con los esquemas de la tradicional sinfonía clásica con innovaciones que significaron una tremenda exigencia técnica a los músicos, entre ellas, la extensión de la obra, agregar una tercera trompa a la orquestación, intensidad expresiva a lo largo de toda la pieza, desplazamientos de los tiempos fuertes, ampliación de la tesitura, contrastes violentos y uso de disonancias.

Pero más allá del aspecto netamente musical, la obra causó uno de los enojos más grandes del genial compositor, quien a pesar de sus estrechas relaciones con la aristocracia de Viena, profesaba ideas democráticas que lo identificaban con los principios de “libertad, igualdad y fraternidad” que sustentaba la Revolución Francesa. Beethoven puso en la portada de la partitura “Napoleón”, pero al enterarse que éste se había autoproclamado Emperador entró en cólera y borró el nombre del gobernante francés con tanta fuerza que rompió el lápiz y la hoja. Cuando un tiempo después la obra se publicó escribió en la partitura “Sinfonía heroica, compuesta para festejar el recuerdo de un gran hombre”. La obra fue estrenada en 1805 y fue calificada por los críticos de la época como “pesada, interminable y deshilvanada”. No obstante hoy es considerada como una de las creaciones más famosas del compositor.

CONCIERTO LIRICO Y VIRTUOSO

Después de cerca de tres décadas, la Sinfónica de Chile volverá a interpretar el Concierto para violín nº 2 de Sergei Prokofiev. El solista será Héctor Viveros, Concertino de la agrupación desde el 2000, año en que se sumó al Concertino Alberto Dourthé.

Héctor Viveros deseaba tocar este concierto desde hacía mucho tiempo. Fue la última obra que preparó con el Maestro Andrés Cardenes, Concertino de la Pittsburg Symphony Orchestra en la Carnegie Mellon University de Estados Unidos, donde el músico chileno estudió entre el año 2000 al 2003 becado por la Fundación Andes.

“Este concierto de Prokofiev es muy exigente para el solista y la orquesta, pero de una belleza tremenda por sus melodías y por la forma en que fue escrito; hay pasajes de gran virtuosismo donde se puede mostrar lo que se puede hacer con el violín, partes muy rápidas y un segundo movimiento muy tranquilo”, afirma Viveros.

Manifiesta estar muy motivado y a la vez complacido de ser dirigido por José Luis Domínguez, quien además de director de orquesta es violinista y a quien conoce mucho.

Viveros ingresó a la Orquesta Sinfónica de Chile, obteniendo el premio Victor Tevah en dos ocasiones como mejor desempeño y mejor solista nacional de las temporadas 1998 y 2004.

Viernes 5 y sábado 6 de AGOSTO, a las 19:30 horas, Teatro Universidad de Chile
Providencia 043 (Metro Baquedano)
Entradas en venta desde $ 4.500 a $ 9.000 público general en boletería del teatro y en www.feriaticket.cl. Estudiantes $ 1.000 y $ 1.500