Cerca de dos mil personas disfrutaron de la monumental versión de “La Resurrección” de Mahler que la Orquesta Sinfónica de Chile ofreció de forma gratuita el pasado sábado 22 de octubre en la Catedral de Santiago. La memorable presentación, marcó además la despedida del maestro Michal Nesterowicz como Director titular de la agrupación.

Concierto en la Catedral Metropolitana de Santiago, despedida del director titular Michal Nesterowicz

“Aplaudimos el trabajo de quienes dedican su vida al desarrollo y la promoción de nuestros bienes culturales y también a democratizar la cultura, en especial cuando se trata de una Orquesta que es patrimonio de la nación”. Con estas palabras, el Rector de la Universidad de Chile, Prof. Víctor Pérez Vera realizó un sentido reconocimiento a la labor de difusión y extensión de una de las agrupaciones musicales más reconocidas de esta Casa de Estudios y del país: la Orquesta Sinfónica de Chile.

Fiel a su misión difusora de orquesta universitaria, este sábado 22 de octubre la agrupación, que este 2010 cumplió 70 años, ofreció un espectacular concierto gratuito con la interpretación de “La Resurrección” de Gustav Mahler. Y la respuesta de la ciudadanía fue contundente: un lleno total en la Catedral Metropolitana y un aplauso interminable al final de la presentación, fue el broche de oro a una tarde memorable. La espectacular presentación contó con 113 músicos en escena, 100 coristas y 2 solistas.

Este concierto, junto con la presentación que se realizó el viernes 21 en el Teatro de la Universidad de Chile, fue además la despedida del maestro polaco Michal Nesterowicz, quien tras cuatro años en Chile, dejo la dirección titular de la agrupación. En esa ocasión el Rector, luego de una celebrada y emocionante presentación, comentó que los aplausos del público “reflejan el sentimiento de agradecimiento y reconocimiento a una persona que ha llevado a la Orquesta Sinfónica de Chile al más alto nivel”. Agregó también que con méritos de sobra, el paso de Nesterowicz, “ha enaltecido aún más la figura de nuestra querida Orquesta Sinfónica, de la misma forma que lo hicieron otros destacados directores como el recordado Víctor Tevah e Irwin Hoffman“.
Magia en la Catedral
Cualquier rincón fue válido para que niños, jóvenes, adultos y ancianos disfrutaran absortos la hora y media de concierto que marcó la última presentación de Michal Nesterowicz, este sábado 22 de octubre. El público que repletó la Catedral Metropolitana de Santiago, agradecido y extasiado por la conmovedora interpretación de la obra de Gustav Mahler, otorgó de pie una emocionante ovación a sus artistas.

Cerca de dos mil personas, que llegaron desde distintas comunas, disfrutaron de la Segunda Sinfonía de Gustav Mahler “La Resurrección”, interpretada por la Orquesta, el Coro Sinfónico de la U. de Chile, la soprano Patricia Cifuentes y la mezzosoprano Constanza Dörr. El concierto, organizado por el Centro de Extensión Artística y Cultural de nuestra Casa de Estudios, fue concebido como un regalo a la ciudadanía y tuvo una curiosidad: el uso de un órgano original de tubos de la Catedral, un Flight & Son de 1849, el más antiguo y uno de los tres más grandes que hay en el país. El instrumento, que había permanecido en silencio por un cuarto de siglo, volvió a sonar en este inolvidable encuentro de la Orquesta y la Universidad con la ciudadanía.

Otra de las novedades de la presentación fueron los detalles de la puesta en escena. En la Catedral las solistas actuaron desde los pulpitos laterales del edificio, facilitando que los asistentes que se encontraban más alejados pudieran apreciar su interpretación.

Uno de los momentos más sobrecogedores del espectáculo fue la irrupción de vientos y percusión desde el fondo de la Catedral, produciendo una especial atmósfera. Algo similar ocurrió en el concierto del día viernes en el Teatro, donde se abrían las puertas de la sala cuando los músicos tocaron desde el foyer.
Un regalo para Chile
Tras el concierto en la Catedral, la Prorrectora Rosa Devés expresó que se trató de una ocasión extraordinaria, “creo que este tipo de actividades representa lo mejor de nuestra Institución. La Universidad de Chile como todos la conocemos y la queremos ver siempre, cerca de la gente con este arte maravilloso, con emoción. Es un regalo como se quería, un regalo para Chile”.

La Dra. Devés destacó cómo este tipo de espectáculos  revelan el espíritu de nuestra Universidad: “Esto es el alma de esta Casa de Estudios. La Chile es las dos cosas, es los estudiantes levantando la voz  por una educación más justa y también es arte, ciencia, producción de conocimiento, formación al mejor nivel. Esto es como la Universidad vive y es”.

Del mismo modo, el Director del Centro de Extensión Artística y Cultural, Ernesto Ottone, comentó que la principal motivación para realizar este concierto, “además de despedir al maestro Nesterowicz en un escenario especial, se vincula con cómo se llega a una comunidad que no necesariamente puede pagar para disfrutar un concierto de esta envergadura. Queríamos entregar esto como un regalo para los chilenos”.

Ernesto Ottone añadió que iniciativas de este tipo son “la Universidad de Chile, esto no lo puede hacer ninguna otra Institución en el país. Estos músicos son los que alimentan el espíritu los 169 años que celebra la Universidad”. Vinculando la labor de la Institución con la actual contingencia comentó que “cuando se está pidiendo más recursos no es solamente para los estudiantes, es también para que los estudiantes y los chilenos puedan acceder y disfrutar de esto”.
Senador Walker: “Esta es la muestra patente de que hay que fortalecer las Universidades Públicas”
Terminado el inolvidable concierto diferentes voces se aunaron para felicitar el espectáculo que entregó la Orquesta Sinfónica de Chile. El Senador de la República, Patricio Walker, expresó sus felicitaciones a la Universidad de Chile, al Rector Víctor Pérez, a la Prorrectora Rosa Devés, a la Orquesta y su dirección por seguir manteniendo en alto el espíritu de la Universidad más antigua y prestigiosa del país. “La Universidad de Chile sigue siendo la mejor de Chile, tiene una mirada no solo universal, sino que también integradora. Lo que vivimos hoy en el ámbito del arte y la cultura son un botón de muestra. Esta es la muestra patente de que hay que fortalecer las Universidades Públicas, las Universidades del Estado y sobre todo la Universidad de Chile que nació en 1842”, aseguró.
Una experiencia sublime
Otro de los espectadores fue el Profesor de la Facultad de Medicina, Dr. Otto Dörr Zegers, padre de la mezzosoprano Constanza Dörr que se presentó junto a la Orquesta Sinfónica. El profesor manifestó que  “la experiencia de escuchar esta Sinfonía, con este director, con esta orquesta, con este coro, con estas cantantes, es totalmente sublime”.

Del mismo modo, destacó que la Universidad de Chile siga cultivando una de sus misiones fundamentales: promover la cultura. “Han tratado de darle otro espíritu a las universidades, uno comercial o político, pero no lo deben tener. Las universidades hacen esto: formación del alma, de ahí parte todo”, concluyó.

Diversos asistentes manifestaron su interés por volver a disfrutar de un espectáculo de esta categoría. “Me pareció excelente creo que debiera repetirse”, “Fantástico, impresionante. Debería ser constante esto, no solamente cuando se va un director” fueron las expresiones de algunos de los asistentes.

Del mismo modo los turistas extranjeros que paseaban por la capital también tuvieron la oportunidad en disfrutar del concierto, sorprendidos por la singularidad del escenario. Así lo manifestó el mexicano Luis Santiago Flores “Felicito pues a los chilenos y los felicito por este gran concierto que manifiesta toda la riqueza de la cultura y también a esta iglesia que fue un gran escenario para esta obra tan importante de Mahler”.
La despedida del maestro Nesterowicz
Este último concierto del director polaco quien completó cuatro años al mando de la Orquesta Sinfónica de Chile no dejó de ser especial para su país, así lo manifestó el Embajador de la República de Polonia Ryszard Piasecki. “Para nosotros Michal Nesterowicz es un verdadero gran artista, por eso pienso que su estadía de cuatro años aquí fue un éxito grande. Es un fantástico artista y pienso que ha hecho un trabajo muy bueno en su campo y también para la promoción de Polonia. Y quería agradecer a él y la Universidad por su trabajo en Chile”, compartió.

Bajo la Dirección de Nesterowicz la agrupación orquestal abarcó nuevos repertorios con obras tanto de autores chilenos como contemporáneos, algunas de las cuáles fueron grabadas para su reproducción por el sello SVR. El Maestro Nesterowicz deja la titularidad de la Sinfónica para dedicarse a varios proyectos musicales en Europa, donde ha obtenido notoriedad desde que ganó el Concurso Internacional de Dirección de Orquesta de Cadaqués,  en España en junio de 2008.

El maestro Nesterowicz vuelve a Europa para cumplir con varios compromisos, entre ellos, conciertos con la Royal Liverpool Philharmonic, la Orquesta Sinfónica de Galicia, la Orquesta Sinfónica de Granada, la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, la Orquesta Filarmónica de Valle, Orquesta Sinfónica de Tenerife, Virtuosi Italiani, Polish National Philharmonic,  Orchestra in Warsaw, Orchestra Sinfonica Siciliana y Orquesta Nacional de España, entre otras. A Chile volverá en abril para dirigir dos programas de la Temporada de Conciertos 2012 de la Orquesta Sinfónica de Chile.

Texto: Daniela González y Natalia Rosales

CRÍTICAS Y OTRAS PUBLICACIONES SOBRE EL CONCIERTO 21, LA RESURRECIÓN DE MAHLER, EN EL TUCH Y LA CATEDRAL.

Críticas de Mario Córdova, en Las Ultimas Noticias y de Gilberto Ponce en Visiones Críticas:
Nota publicada en newsletter “UchileOnline” del Depto. de Comunicaciones de la Universidad de Chile
Con la “Resurrección” de Mahler, la Sinfónica de Chile despide a su director Michal Nesterowicz