Originario de Nueva York, el director de orquesta, organista y clavecinista, Eric Milnes dirigirá los próximos días martes 3, miércoles 4 y jueves 5 de Abril a la Orquesta Sinfónica de Chile, OSCH, con ocasión del concierto especial de Semana Santa que el Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile, CEAC, programó para estos días.

Eric Milnes director invitado a los Conciertos de Semana Santa de la Orquesta Sinfónica de Chile

La obra escogida es La Pasión según San Mateo de Johann Sebastian Bach y será interpretara por la Orquesta Sinfónica de Chile, la Camerata Vocal de la Universidad de Chile y  solistas nacionales Rodrigo del Pozo, Nora Miranda, Sofía Pollak, Patricio Sabaté y Pablo Oyanedel. Además de sus aportes y de una larga carrera en el ámbito de la música barroca, Eric Milnes también toca el bajo y la guitarra en grupos de jazz y rock.

¿Habías dirigido alguna vez en Chile?

No, es mi primera vez en Chile ¡en realidad es mi primera vez en América del Sur!

¿Qué te ha parecido hasta ahora?

¡Es fantástico! Es muy bonito, me gusta mucho que haya tantos parques en el centro, además hace muy buen tiempo… Me recuerda a California o Hawái porque se desprende como un aire marino, con el tiempo y la proximidad del océano, me gusta. El primer día que llegué además había una fiesta de Greenpeace en el Parque justo abajo del hotel, había un grupo de jóvenes bailando y cantando ¡fue como mi regalo de bienvenida!

Tú haces muchas cosas variadas y diferentes, pero tu especialidad es la música barroca. ¿Cómo nació tu gusto por este tipo de música en particular?

Mi madre tocaba música en una iglesia, y mi padre era también un gran aficionado de música y sobre todo de Bach. Así que fue la música que oí toda mi infancia, en vivo y en los discos que se escuchaban en casa. La primera obra que recuerdo claramente de mi infancia es la Pasión Según San Mateo de Bach, porque mi padre solía escucharla en casa cuando nosotros los niños nos íbamos a la cama… ¡Y lo hizo durante un año seguido! Yo tendría seis años entonces, pero de esa obra me acuerdo perfectamente, fue como mi canción de cuna durante un año ¡y vaya canción de cuna! (se ríe) Creo que por eso me siento tan involucrado con esta obra.

¿Tiene algo que ver la fe, en tu pasión por la música barroca y sacra?

(Sonríe.) Me gusta decir que tiene que ver con mi fe en un mundo mejor.

¿Cómo describirías la profundidad, la fuerza, de la obra de Bach?

Esta obra es la celebración más intensa de la Pasión dentro de la fe cristiana. Toda la vida de Bach y su obra, estaban construidas alrededor de su fe, él era muy devoto. Eso hace que esta obra sea la demostración del genio de Bach, es uno de los momentos más intensos de su obra, la muestra extrema de sus habilidades creativas. Todo lo de Bach es genial, pero en esta obra se manifiestan sentimientos y emociones que en las otras no, hay una completa variedad de expresiones, combinaciones de instrumentos y voces. Es su obra más importante y más compleja también.

El Papa Benedicto XVI dijo que: “La música, y en particular la música sacra, que nace de la fe, es capaz de expresar y comunicar la fe” ¿Tú qué opinas?

Estoy completamente de acuerdo, pero eso no quita que una persona no cristiana pueda entender y sentir está música. Yo creo que cualquier persona que crea en la bondad del hombre y en la humanidad y que desee y confíe en un mundo mejor puede entender el lenguaje de esta música.

 

Entrevista por Sarah Derouet Martínez