Familias completas, jóvenes y adultos acudieron al Teatro de la Universidad de Chile para escuchar a la Sinfónica de Chile, la primera orquesta creada por el Estado en Latinoamérica. 

Concierto gratuito de la Orquesta Sinfónica de Chile en el Día del Patrimonio

La lluvia no fue impedimento para que cerca de mil personas llegaran hasta el Teatro Universidad de Chile el domingo al mediodía, con el entusiasmo de escuchar, en muchos casos por primera vez, a la Orquesta Sinfónica de Chile. Abrigados y protegidos con paraguas respondieron a la invitación que Centro de Extensión Artística y Cultural, de la Universidad de Chile, CEAC, les hizo para disfrutar de un concierto gratuito a cargo de la principal orquesta del país,  con 71 años de trayectoria.

Luego de la bienvenida brindada a los asistentes por el Director del CEAC, Ernesto Ottone Ramírez, se dio inicio al concierto dirigido por el Maestro norteamericano de origen ucraniano Leonid Grin.

Muchos niños con sus padres y abuelos; jóvenes y adultos siguieron con atención la música que emanaba desde el escenario ejecutada por los talentosos músicos de la agrupación orquestal.  La presentación comenzó con la ejecución de la brillante melodía de las Danzas Polovetsianas de la ópera El Príncipe Igor de Alexander Borodin, cuya interpretación fue ovacionada por el público.

En seguida, el Concertino de la orquesta, Alberto Dourthé dirigió unas palabras a los asistentes, destacando la importancia que este concierto representaba para la OSCH. “La Orquesta Sinfónica de Chile, fundada en 1941, tiene 71 años de tradición y nos sentimos orgullosos de eso y  de tocar para ustedes en el Día del Patrimonio Cultural”, les dijo.  Agregó que, no obstante,  su importante trayectoria, la Sinfónica de Chile aun no cuenta con un teatro propio. Enseguida hizo una reseña introductoria de la obra más esperada: El Pájaro de Fuego de Igor Stravinsky, cuya magnífica versión provocó largos y cálidos aplausos de los asistentes.

GRAN RESPUESTA DEL PÚBLICO

Al término del concierto, el Director del CEAC, Ernesto Ottone,  valoró la entusiasta reacción del público que asistió al Teatro para escuchar a la Orquesta Sinfónica de Chile. “Era lo que esperábamos.  Este es el  momento de hacer saber que somos  parte del patrimonio tangible e intangible del país.  El esfuerzo de  la Universidad  de Chile para hacer este evento ha sido grande y el público respondió”, destacó.

Ya en su camarín, el Concertino Alberto Dourthé señaló: “Siempre es una experiencia nueva este tipo de conciertos y cada vez resulta  maravillosa. El contacto con los ojos de la gente, la atención,  el silencio que se logró de  niños chiquitos, de familias completas un día domingo, simplemente es una alegría enorme para nosotros como artistas.  Algo que no dije en el escenario y que me gustaría que el público supiera es que  somos un Patrimonio  Nacional y estar presentes en el Día del Patrimonio Cultural  es un orgullo y un deber”.

Aclaró que su mención de la necesidad de una sala de conciertos propia nació de los deseos de contar con espacio adecuado para entregar la música en condiciones óptimas. “Estamos en un espacio construido para un cine, que acústicamente no nos favorece a nosotros como músicos ni al público que viene a escucharnos.  Siempre hay que recordarlo. No  porque seamos un país en  desarrollo  tenemos  que conformarnos. Hay  que seguir mejorando. Hay que optimar la cultura, pero no sólo para el sector de ópera y ballet, sino para todas las expresiones artísticas del país”.

 “QUE SE REPITA”

Al término del concierto Francisco dijo: “Vine por el tema del patrimonio y  quise  hacerlo con mis hijos para que ellos apreciarán también el espectáculo, para mostrarles el tema de al música. Fue un concierto excelente, la Sinfónica de Chile estuvo muy bien y El Pájaro de Fuego resultó  fantástico”.

Jordi, por su parte,  llegó motivado por el dato de un amigo. “Me pareció bastante  bueno asistir. Nunca había venido.  Me gustó mucho  y me encantó la Sinfónica.  Ojalá se pueda  volver a hacer  porque no siempre se tiene dinero para apreciar estas cosas. Lo encontré  maravilloso”.

Yan,  joven estudiante de informática, asistió  motivado por El pájaro de Fuego, “Me me gusta mucho esta obra, es muy hermosa  y  quería escuchar esta versión de la Sinfónica que estuvo excelente. Y que haya sido gratis me parece perfecto. Esto debería  hacerse mas seguido”, manifestó, agregando que acude a los conciertos de las Temporadas de la OSCH pagando como estudiante.