Los conjuntos sinfónicos  de mayor trayectoria del país interpretaron  el conocido  Brindis de la ópera  La Traviata de Giuseppe Verdi, con el tenor Tito  Bertrán  y la soprano Patricia Cifuentes, quienes sorprendieron cantando entre el público de la galería de la Quinta Vergara.

Una grata sorpresa se llevó el público que colmó la Quinta Vergara el primer día del  54° Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar  cuando la Orquesta Sinfónica de Chile y el Coro de la Universidad de Chile, dirigidos por el Maestro Francisco Rettig,  aparecieron en escena para interpretar  el coro libiamo ne’ lieti calici, conocido mundialmente como el Brindis de la ópera La Traviata de Giuseppe Verdi.

La presentación correspondió a la apertura del Festival de Viña del Mar, que contó con la magnífica actuación dos de las más destacadas figuras nacionales de la lírica: el tenor Tito Bertrán  y la soprano Patricia Cifuentes, quienes cantaron, copa de champagne en mano, la famosa aria de La Traviata, en medio del público de la galería que los acompañó moviendo sus manos en alto  siguiendo la música con sus brazos en  alto.

Luego de la aplaudida presentación de música clásica, la animadora Eva Gómez agradeció “la participación de la Orquesta Sinfónica de Chile magníficamente dirigida por el Maestro Francisco Rettig y del Coro Sinfónico de la Universidad de Chile, que dirige Juan Pablo Villarroel.  El animador Rafael Araneda, por su parte,  destacó la brillante actuación de Tito Bertrán y Patricia Cifuentes.

El coro libiamo ne’ lieti calici fue escogido por los organizadores del evento por ser una de las partes más famosas de la lírica. Ha sido interpretada  por los más grandes cantantes de ópera como  las sopranos  María Callas, Renata Scotto, Joan Sutherland y los tenores  Luciano Pavarotti, José Carreras y Alfredo Kraus.

Francisco Rettig también estuvo a cargo de la actuación que los dos conjuntos artísticos pertenecientes al Centro de Extensión de la Universidad de Chile, CEAC, el año 2011 cuando causó admiración y asombro la interpretación de O Fortuna del oratorio Carmina Burana de Carl Orff.

Ese mismo año la Orquesta Sinfónica de Chile tuvo una extraordinaria actuación con el cantante británico Sting durante el espectáculo “Symphonicity” que hizo vibrar a la Quinta Vergara recibiendo elogios del propio artista internacional y sus banda, quienes destacaron el alto nivel de los músicos chilenos.