Sasha Rozhdestvensky, uno de los mejores violinistas rusos del momento,  vuelve a Chile para actuar en la Temporada 2013 de la Orquesta Sinfónica de Chile, en un concierto que será dirigido por el reconocido director alemán Eckart Preu.

Sasha Rozhdestvensky

Yehudi Menuhin calificó al solista ruso Sasha Rozhdestvensky como “uno de los más talentosos y refinados violinistas de su generación”. Su debut en Chile, hace cuatro años para estrenar el Concierto para violín N° 4 del compositor ruso Alfred Schnittke, se convirtió en uno de los puntos altos de la Temporada 2009 de la Orquesta Sinfónica de Chile. En su regreso al país, el público nacional podrá escucharlo, ahora, interpretar uno de los conciertos para violín más famosos del repertorio escrito para este instrumento, el  Op. 77 de Johannes Brahms.  Otra obra romántica completará el programa, la Sinfonía N°4 de Robert Schumann. Ambas piezas serán dirigidas por la experta batuta del director alemán radicado en Estados Unidos Eckart Preu el viernes 7 y sábado 8 de junio a las 19.40 hrs. en el Teatro Universidad de Chile.

Hijo único del director de orquesta ruso, Gennady Rozhdestvensky, quien fue director del Teatro Bolshoi y de la pianista Viktoria Postnikova, Sasha inició sus estudios musicales en la Escuela Central de Música de Moscú, los continuó en los Conservatorios de Moscú y de Paris, y en el Royal College of Music de Londres.

Desde su actuación en el Carnegie Hall de Nueva York en 1992, participa regularmente como solista con las más grandes orquestas del mundo, entre ellas la Orquesta Sinfónica de Boston, la Orquesta de Cámara de Europa, la Orquesta Filarmónica de Radio-Francia, la Orquesta Filarmónica de Israel, la Sinfónica de Londres, la Orquesta de La Scala, la Orquesta Filarmónica Real de Estocolmo y  la Filarmónica de Israel, entre otras, y bajo la batuta de directores como: Vladimir Ashkenazy, Jean Claude Casadesus, Valery Gergiev y Anton Nanut.

OBRAS ROMÁNTICAS
En medio del bucólico paisaje de Pörtschach, en los Alpes austríacos, Johannes Brahms compuso el Concierto para violín, op.77, pieza que abrirá la cita musical con el talentoso violinista ruso Sasha Rozhdestvensky. A la edad de 45 años, Brahms crea esta obra para un instrumento que, paradójicamente, no dominaba por lo que después de su escritura fue revisada por su amigo Joseph Joachim.

La segunda obra del concierto es la Sinfonía N°4 de Robert Schumann, cuya composición sobresale por su romanticismo. El director Eckart Preu cuenta que “esta sinfonía fue escrita por Schumann para su esposa Clara y que es realmente una canción sin palabras. La belleza impresionante de las canciones de Robert Schumann se traducen directamente en su música sinfónica”. Según la crítica especializada, esta obra es considerada como lo mejor del repertorio de Schumann.

+INFO sobre el concierto