El Cuarteto Andrés Bello y la violista invitada Beatriz Díaz, deleitarán al público con un variado programa que incluye la participación del concertista en guitarra clásica Luis Orlandini, el jueves 29 de agosto, a las 19:40 horas, en el Hall del Teatro Universidad de Chile. 

LUIS ORLANDINI

La exitosa Temporada del Cuarteto de Cuerdas  Andrés Bello en el hall del Teatro Universidad de Chile, vuelve con un ecléctico repertorio para cuerdas, que va desde una composición de Claudio Aliosha Gutiérrez, miembro del cuarteto, hasta la Grosse Fugue de Beethoven.  El conjunto se presentará el próximo jueves 29 de agosto a las 19:40 hrs, en el Hall del Teatro Universidad de Chile.

El Cuarteto Andrés Bello está formado por Héctor Viveros y Rodrigo del Pozo en violines, Cristian Gutiérrez en violonchelo y Claudio Aliosha Gutiérrez en viola, quien ha sido reemplazado estos últimos conciertos por Beatriz Díaz. Como solista invitado participa el destacado guitarrista clásico nacional  Luis Orlandini.

El concierto comenzará con Tres piezas para Cuarteto de Cuerdas del violista de la Sinfónica Claudio Aliosha Gutiérrez que surgieron, según su autor, “como una necesidad de experimentar con un lenguaje vinculado a ritmos de la música popular”. La primera de ellas, titulada El Reloj de Kafka está inspirada en el libro El Proceso, obra póstuma del escritor y refleja un carácter obsesivo y rítmico. La segunda pieza, Caja de Música, es la imagen de un cuento infantil donde la bailarina de una caja de música cobra vida y al romperse dicha caja entran en escena decenas de enanos a repararla. Por último, Decadance, representa una sociedad egoísta y vertiginosa.

El Cuarteto Andrés Bello también interpretará Quinteto con Guitarra del reconocido músico cubano contemporáneo Leo Brouwer, junto al virtuoso guitarrista Luis Orlandini. Este Quinteto, compuesto en 1957, consta de tres movimientos perfectamente balanceados en los cuales el joven compositor muestra ya su pleno dominio sobre la técnica y sonoridad del instrumento.

Considerada una de las grandes obras para cuarteto de cuerdas, Grosse Fugue Op.133 en Si bemol de Ludwig van Beethoven, marcará el término de la cita musical.

Los primeros esbozos de esta singular pieza se remontan a 1824, siendo finalizada en octubre del año siguiente. El estreno tuvo lugar el 21 de marzo de 1826 en la interpretación del cuarteto de Schuppanzigh. “Es bastante complejo tocar la Gran Fuga, ya que requiere de mucho trabajo y entendimiento de su música”, afirma el violinista y Concertino de la Sinfónica, Héctor Viveros.

+INFO sobre el concierto