Bajo la dirección de Carlos Dourthé, la Sinfónica interpretará Las raíces de la Ira, escrita por el Premio Nacional de Música, Fernando García, en el exilio en 1976 en recuerdo al cantautor y director teatral.   

Alberto Dourthé liderando los violines primeros

La Orquesta Sinfónica de Chile ofrecerá un concierto enteramente dedicado a compositores chilenos como Fernando García, Premio Nacional de Artes en Música 2002, de quien se estrenará  Las raíces de la ira, en recuerdo de Víctor Jara. En el repertorio figura  también el gran compositor Pedro Humberto Allende con su Concierto para violín y orquesta que vuelve a los escenarios después de 50 años en la interpretación del concertino de la Sinfónica, Alberto Dourthé. Además, el público podrá apreciar el estreno de las obras Fátima por el niño Vicente Covarrubias de Rafael Díaz y As de Christian Donoso. La cita es el viernes 13 y sábado 14 de septiembre, a las 19:40 horas, en el Teatro Universidad de Chile.

Después del golpe militar de 1973, el compositor Fernando García partió al exilio dejando a familiares y amigos. Uno entrañable era Víctor Jara, con quien compartían labores en la Universidad de Chile, donde ambos desarrollaron una destacada carrera. El asesinato del cantautor le provocó un gran dolor que quiso expresar en su obra Las raíces de la ira compuesta en 1976 en Perú, donde García estuvo exiliado. Hoy, a 40 años del Golpe Militar, la Orquesta Sinfónica de Chile estrenará esta obra en homenaje al cantautor y director teatral. “En ella pretendo transmitir los sentimientos de dolor, desazón, angustia y furia que me causó el cruel asesinato de Víctor Jara”, afirma.

Pedro Humberto Allende fue uno de los más importantes compositores chilenos, Premio Nacional de Arte de 1945.  Su Concierto para violín y orquesta fue estrenado en 1942 por la Orquesta Sinfónica de Chile con el solista  Fredy Wang y reestrenado en los años 60’ por la misma agrupación con su entonces concertino Enrique Iniesta. Ahora será el también concertino Alberto Dourthé quien lo interprete, 50 años después, rescatando esta composición del olvido.

“Del concierto de Pedro Humberto Allende no había nada -dice- solamente estaban las partes de orquesta y la partitura general del director con muchos errores.  Le pedí ayuda al pianista y compositor Camilio Gouet  para corregirla  y  arreglarla.  Fue un trabajo muy largo en el que también participó Carlos Dourthé, quien estará a cargo de la dirección del concierto”, señala el concertino de la Orquesta Sinfónica.  Agrega que es una pieza con aires un tanto impresionistas, que tiene momentos medio Bucknerianos y otros donde aparece Strauss.  Destaca especialmente el virtuosismo que el autor imprime al violín, muy propio de la época, con mucho canto, mucho armónico. “He tratado de recrear esta sonoridad,  pero con una visión de siglo XXI”.

Otro elemento fundamental de la obra  es el enorme despliegue que imprime al violín solista y la gran resistencia que exige al intérprete, quien está tocando prácticamente durante todo el concierto. Así lo asegura Carlos Dourthé,  quien dirigirá nuevamente a la Sinfónica. Actualmente radicado en Francia donde ocupó durante más de 15 años el cargo de Violonchelo Supersolista de la Orquesta Nacional de Francia, ha desarrollado una destacada labor en la dirección orquestal. Fue asistente de Kurt Masur y actualmente es director musical de la orquesta y coros de las Universidades de París.  “Hacer un programa con autores chilenos, y dirigir por primera vez a mi hermano es doblemente motivador”, manifiesta.

Destaca igualmente la importancia que Fernando García tiene tanto en el aspecto musical como intelectual.  “Es una muy bella oportunidad  de tocar su obra que rinde homenaje al cantautor Víctor Jara”, dice.

Sobre Fátima para el niño Vicente Covarrubias, inspirada en un hecho verídico donde un pequeño  muere a causa de una bala perdida, Carlos Dourthé  afirma que su autor, Rafael Díaz, escribe una obra de una gran fineza y transparencia. “Es una mirada general de un acontecimiento en el cual no se llora sino que se piensa y se llora”.

As es la primera composición para orquesta sinfónica de Christian Donoso y está inspirada en la obra de Arnold Schoenberg, cuyas siglas dan nombre a la pieza.  El director Carlos Dourthé sostiene que el autor hace un tratamiento entre una orquesta en general y  dos instrumentos de percusión,  el vibráfono y la marimba, que tienen un rol completamente aparte  de la orquesta, consiguiendo un contraste muy marcado.

+INFO sobre el concierto