El director de orquesta ruso vuelve en marzo para hacerse cargo de los tres primeros conciertos programados entre el 14 y el 29 de marzo con obras de Prokofiev, Dvorak, Glazunov, Schnittke y Schubert, entre otros.

Leonid Grin y la Sinfónica

La Orquesta Sinfónica de Chile conducida por la mano experta de su director titular Leonid Grin dará la partida a un nuevo año de conciertos, una Temporada 2014  marcada no solamente por las obras de los grandes clásicos y la presencia de virtuosos y consagrados solistas internacionales sino también por el estreno de un repertorio desafiante y actual, de autores chilenos y extranjeros.

El primer concierto está programado para el viernes 14 y el sábado 15 de marzo. El programa comenzará con música brillante y melodiosa a través de la interpretación de la obertura de Caballería Ligera de Franz von Suppé, compositor y director de orquesta austrohúngaro romántico nacido en 1819. Caballería Ligera se ha mantenido vigente hasta hoy y ha sido utilizada en bandas sonoras de películas, dibujos animados o anuncios. Seguirá con el Concierto para piano N° 2 de Sergei Prokofiev con el debut del pianista israelita de origen ruso Alexander Markovich. Este ha desarrollado una brillante carrera internacional que lo ha llevado a importantes escenarios mundiales, actuado bajo la dirección de figuras como Zubin Mehta, Neeme Järvi, Vladimir Jurowski y Paavo Järvi, entre otros. El cierre será con la Sinfonía N° 5 de Tchaikovsky, obra profunda donde está presente el tema del destino a través del cual el compositor expresó los conflictos emocionales que lo atormentaban.

El segundo concierto, viernes 21 y sábado 22 de marzo,  incluye la Sinfonía Sacra del compositor ruso Andrzej Panufnik;  Scherzo Capriccioso de Antonín Dvorak y la Quinta Sinfonía de Alexander Glazunov, compositor, director de orquesta e influyente maestro de música ruso. Es considerado el último exponente de la escuela nacional rusa de composición, fundada por Mijaíl Glinka. La Sinfonía N° 5 fue escrita por  Glazunov en 1895 y estrenada al año siguiente. Su autor la describió como “sonidos silenciados” y “un poema arquitectónico”. Un periódico de Leipzig la definió como una sinfonía “muy profunda” y “brillante” e informó que el scherzo fue repetido en la noche inaugural para el deleite de la audiencia.

El viernes 28 y sábado 29 de marzo, la figura del concierto será  el violista Roberto Díaz,  uno de los pocos músicos chilenos que ha realizado una carrera brillante en Estados Unidos donde se radicó hace cuatro décadas. Debutará con la Sinfónica de Chile interpretando el Concierto para viola de Alfred Schnittke, uno de los conciertos más importantes para viola y orquesta escritos por uno de los compositores soviéticos más destacados de su generación, según afirma Roberto Díaz,   quien tuvo la oportunidad de conocer al autor cuando trabajaba con Rostropovich  y también al violista  Yuri Bashmet, a quien fue dedicado. En este concierto el público podrá escuchar una nueva versión de la Sinfonía N° 7 (N° 9), La Grande, obra monumental que Schubert escribió durante el último año de su breve vida (1828).  Fue estrenada el 21 de marzo de 1839, bajo la dirección de Félix Mendelssohn,  once años luego de la muerte de Schubert en Leipzig.

 

Entradas: público general desde $ 6.000; estudiantes desde $ 2.000 en boletería del Teatro Universidad de Chile, Plaza Italia (Metro Baquedano) y a través de daleticket.cl