El solista, uno de los más destacados y versátiles de su generación, nos habla de su interpretación de la famosa obra de Joaquín Rodrigo en el concierto “Tierras Ibéricas” de la Orquesta Sinfónica de Chile donde también será el solista del estreno de la obra “Nocturnos de Andalucía” de Lorenzo Palomo.

José Antonio Escobar

José Antonio Escobar

 

La crítica lo ha definido como uno de los más grandes intérpretes que han surgido de Sudamérica en los últimos años (Robert Matthew-Walker, Musical Opinion, Londres, mayo de 2007); también han destacado “la maestría, la inteligencia y el sonido de este guitarrista chileno en obras de carácter diverso, cualidades que lo ubican entre los más excelentes intérpretes actuales de la guitarra clásica” (Le Cahiers de la Guitare, Paris, 2002).

José Antonio Escobar, actualmente radicado en Turín, Italia, es invitado constantemente no sólo a dar recitales sino también a entregar sus conocimientos a través de clases magistrales y charlas en importantes festivales de música, cursos, seminarios y en prestigiosas universidades de Europa y América.

Ha destacado especialmente por el perfecto equilibrio entre su intensa expresión musical y su vasto conocimiento de los diferentes períodos y estilos musicales. “Para ser un músico integral hay que intentar entender, conocer y tocar la mayor parte de la música (occidental) de los últimos 500 años, la que siento me corresponde culturalmente”, señala.

Como solista y músico de cámara José Antonio Escobar ha hecho giras por más de 30 países en casi toda Europa y América, además de algunas regiones del Norte de África, Oriente Próximo, Asia y Oceanía. Ha grabado en varias ocasiones para el sello NAXOS y RTVE, logrando excelentes críticas de los medios especializados.

Titulado como Intérprete Superior en guitarra clásica en la Facultad de Artes de la Universidad de Chile con el profesor Ernesto Quezada, se perfeccionó en Alemania junto al virtuoso guitarrista alemán Prof. Franz Halasz en Augsburgo. Ha obtenido importantes premios en los más prestigiosos certámenes internacionales de guitarra. Aunque es un estudioso de los instrumentos originales de época afines a la guitarra y de la música antigua, interpreta con el mismo interés la música del siglo XX, contemporánea y la música de influencia popular y folclórica de Latinoamérica.

¿Qué significa para usted volver a tocar como solista con la Orquesta Sinfónica de Chile después de tanto tiempo?
-Significa tocar junto a una orquesta profesional de alto nivel que cuenta con músicos excepcionales. Significa también un reencuentro con algunos amigos y compañeros de la época en que éramos estudiantes de música y ahora forman parte de la orquesta. También es una oportunidad de encuentro más directo con el público general chileno, amante de la música clásica.  Haber sido invitado lo tomo como un privilegio y por eso me siento honrado, pero a la vez con una gran responsabilidad, por eso estoy preparándome lo mejor posible.Creo que el concierto será muy interesante para el público que podrá escuchar obras de altísima calidad musical, entre ellas un estreno a nivel nacional como son los Nocturnos de Andalucía de Lorenzo Palomo.

¿Cuál es la magia del Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo que encanta a varias generaciones?
-Es un concierto muy bien escrito en su totalidad al que no le falta ni sobra ni una nota, pero sin duda la magia está en el segundo movimiento, el Adagio. Son esas melodías que se le ocurren a uno en un millón. He leído que este adagio, además del último movimiento, fueron escritos de forma inmediata, casi como un dictado, una inspiración súbita y no así el movimiento inicial que fue más planificado, según palabras del mismo compositor, quien estaba radicado en París. Poco antes de escribirlo, había ocurrido un episodio muy trágico en su vida, el fallecimiento de su primer hijo al nacer. Un hecho sin duda devastador, que está reflejado claramente también en este adagio. Creo interesante también decir que Joaquín Rodrigo tiene  la genialidad de no quedarse en una simple melodía, sino que desarrolla ésta de una forma magistral, plasmando a través de este movimiento las emociones relacionadas a su trágica vivencia como la tristeza, la reflexión,  el enfado, la pasión, la impotencia, la súplica y por último la aceptación ante la muerte en un estado casi religioso. Todo esto enmarcado por el primer y último movimiento, que son muy alegres y danzantes, representando quizás la esperanza y el optimismo en la vida.  Quién sabe si el gran éxito de esta obra se deba al gran contraste de emociones plasmadas en ella de forma muy directa, simple y honesta. Creo que es el reflejo de la vida misma en la música.

¿Cómo define la obra Nocturnos de Andalucía de Lorenzo Palomo que estrenará en esta ocasión?
-Es una obra bella, atractiva y espectacular para el público, ya que está llena de episodios de sabor muy andaluz y posee una orquestación exuberante además de exigir un gran virtuosismo técnico al guitarrista solista. Es relativamente nueva ya que su estreno fue recién en 1996 y fue dedicada al famoso guitarrista español-norteamericano,  Pepe Romero, quien la grabó hace unos años. A mi parecer Lorenzo Palomo se ha influenciado fuertemente de sus coterráneos Joaquín Rodrigo y  Manuel de Falla,  donde logra representar el mundo mágico de los gitanos, su música flamenca sumado a sonoridades de fuerte herencia de la cultura árabe y sefardí.  Por el carácter español y flamenco de esta obra en particular, será también un pequeño homenaje desde el mundo de la guitarra clásica al gran virtuoso de la guitarra, quizás de todos los tiempos, el recientemente fallecido Paco de Lucía, quien además tocó en este mismo teatro.

Sus conocimientos de música de distintos periodos y estilos musicales  le han dado una gran versatilidad. ¿Hay algún estilo que le atraiga más?
-No creo que tenga demasiados conocimientos, al contrario, desde mi punto de vista creo que sé muy poco y por eso paso muchas horas de mi vida estudiando, escuchando música y leyendo libros. Me gusta mucho tocar de todo, para eso trato de organizarme bien, haciendo proyectos que duran una cierta cantidad de tiempo. No me imagino pegado en un solo estilo o una especialidad toda mi vida, creo que la vida es muy corta y hay muchísima música bellísima e interesante que tocar.

¿Qué proyectos está trabajando en este momento?
-Recientemente he estado muy conectado a la música del renacimiento español, para eso he estado estudiando e investigando la vihuela, un instrumento antiguo antecesor de la guitarra moderna que hoy conocemos. Su forma es similar, pero más pequeña en sus dimensiones y usa cuerdas dobles. Es un instrumento de sonoridad muy bella y dulce y posee un repertorio bastante complejo o intelectual si se quiere, por el uso casi en su totalidad de texturas polifónicas, pero a la vez muy poético y cautivante.

También he estado bastante ocupado tocando obras de influencia popular y folclórica  latinoamericana, como por ejemplo la música del joven compositor chileno Javier Contreras, un músico genial de quien haré un disco completo de sus obras con un sello internacional. También he estado trabajando una obra de la excepcional compositora brasileña radicada en Nueva York,  Clarice Assad. Ella es un referente entre los compositores jóvenes contemporáneos de Brasil y ha compuesto una pieza para mí, lo que me hace sentir muy honrado.

Entrevista realizada por Nury Constenla.

+INFO: En concierto viernes 11 y sábado 12 de julio 19:40 hrs. en el Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile, Plaza Italia, metro Baquedano. Entradas en boletería del teatro o a través de Daleticket.cl