Junto a la famosa obra de Joaquín Rodrigo, que será interpretada por el destacado guitarrista chileno, José Antonio Escobar, figuran en el repertorio obras de Joaquín Turina, Lorenzo Palomo y Manuel de Falla.

José Antonio Escobar

José Antonio Escobar

Dicen que el célebre adagio del Concierto de Aranjuez es un “dialogo del compositor con Dios.” Tal afirmación puede deberse a que Joaquín Rodrigo volcó en este segundo movimiento de la obra toda su angustia y dolor por la pérdida del bebé que esperaba su esposa. Su música expresa un inmenso amor y melancolía, bellos acordes que convirtieron esta pieza en una de las más interpretadas del mundo. Una nueva versión será presentada por el guitarrista chileno José Antonio Escobar y la Orquesta Sinfónica de Chile dirigida por Felipe Hidalgo, durante el próximo concierto de la Temporada llamado “Tierras Ibéricas” los días viernes 11 y sábado 12 de julio, a las 19:40 horas, en el Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile.

Completarán el programa las obras Danzas Fantásticas para orquesta de Joaquín Turina, pieza ampliamente divulgada por su colorido y la dimensión sinfónica que imprime a la música de danza; Nocturnos de Andalucía de Lorenzo Palomo, suite concertante para guitarra y orquesta que se caracteriza por sus ecos de melodías y ritmos populares hispanos, de cante y de baile andaluces. Como solista volverá al escenario José Antonio Escobar. Y para el cierre se ha dejado la suite de ballet El Amor Brujo, de Manuel de Falla, que a través de sus canciones y danzas populares refleja el misticismo de la cultura gitana.

El Concierto de Aranjuez para guitarra y orquesta, fue compuesto en 1939 por Joaquín Rodrigo, quien alcanzó la máxima gloria con esta obra que ha sido interpretada por los más grandes guitarristas del mundo. Su música está inspirada en los jardines del Palacio Real de Aranjuez, en los alrededores de Madrid y fue motivada también por el interés del autor por los valores musicales de España, sus instrumentos, intérpretes y formas musicales autóctonas, especialmente el flamenco, que se refleja en las bulerías del primer movimiento y la influencia gitana del tercero.

Fue estrenado el 9 de noviembre de 1940 en el Palau de la Música de Barcelona por el guitarrista Regino Saínz de la Maza, para quien lo compuso Joaquín Rodrigo. La popularidad que ha alcanzado desde entonces lo ha convertido en una obra fundamental en de la literatura musical universal.

Esta obra, una de las más difundidas, interpretadas y grabadas de la música clásica, llevó al autor a un inmediato reconocimiento internacional y contribuyó también a instalar a la guitarra en el más elevado sitial como instrumento de concierto.

+INFO Entradas desde $ 6.000 general y desde $ 2.000 en boleterías del teatro, Metro Baquedano (Plaza Italia) o a través de Daleticket.cl AQUÍ