Considerada como una de las obras maestras de la música contemporánea, será interpretada por el destacado solista nacional junto a la Orquesta Sinfónica de Chile dirigida por Doron Salomon. 

CELSO LOPEZ

Como una obra extraordinaria que ha deseado tocar desde hace mucho tiempo define Tout un monde lontain (Todo un mundo lejano) del compositor francés Henri Dutilleux, el solista en chelo de la Orquesta Sinfónica de Chile, Celso López. Su anhelo se verá cumplido cuando estrene esta pieza durante el Concierto N° 19 de la Temporada Oficial. El programa, llamado “Destellos franceses”, incluye además las obras Rugby de Arthur Honegger; Phaeton de Camille Saint-Saëns y Rapsodia Española de Maurice Ravel. Las presentaciones se realizarán los días viernes 24 y sábado 25 de octubre, a las 19:40 horas, en el Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile, bajo la dirección de Doron Salomon.

“Por diversas razones Tout un monde lontain no pudo hacerse antes y ahora nos corresponderá estrenarla con el compositor fallecido hace poco más de un año. Será una especie de merecido homenaje póstumo no planificado”, afirma Celso López, quien define a Henri Dutilleux como “uno de los compositores más importantes de la segunda mitad del Siglo XX, desgraciadamente poco conocido en nuestro medio, pero sin duda de gran importancia en Francia y Europa”, dice. “Su concierto para cello reúne las características propias de toda su obra como son la influencia de Ravel, Debussy y principalmente de la literatura romántica francesa del Siglo XIX, de hecho la partitura de esta obra lleva en cada uno de sus cinco movimientos y también por título fragmentos de poemas de Las Flores del Mal de Charles Baudelaire, a quien Dutilleux reconoció como una de sus mayores influencias.”

El concierto para violonchelo de Dutilleux fue escrito para el gran violonchelista ruso Mestislav Rostropovitch quien la estrenó y también fue el primero en grabarla. Al respecto Celso López reflexiona: “Imagino que cuando un compositor escribe una obra pensando en un intérprete particular busca de algún modo resaltar las virtudes o sus características musicales. En el caso de Rostropovich no sólo fue un músico extraordinariamente dotado técnicamente sino que poseía una enorme expresividad y emotividad en su forma de tocar, además de un sonido maravilloso e inigualable”.

Doron Salomon se refiere igualmente a la obra Phaeton de Camille Saint-Saëns donde, dice, “hay melodías  encantadoras que son muy transparentes y  requieren control supremo y ligereza.”

Después de iniciar su aprendizaje musical en el Conservatorio de Zurich, el compositor suizo Arthur Honneger, realizó sus estudios de violín, armonía, contrapunto, fuga y dirección orquestal en el Conservatorio de París, en Francia, donde perteneció al grupo de “Los Seis”. Según sus propias palabras en su obra Rugby, “trato de expresar en mi propio idioma musical el reflujo y flujo del juego, el ritmo y el color de un partido en el Estadio de Colombes.”

Rapsodia Española de Maurice Ravel expresa la cercanía del compositor con España dada la nacionalidad de su madre, quien era vasca y había residido un tiempo en Madrid. La obra fue compuesta en 1907 y estrenada un año después en el Teatro Chatelet de París.


Cuándo: Viernes 24 y sábado 25 de octubre/ 19:40 hrs.
Dónde: Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile, Plaza Italia, Metro Baquedano.
Entradas: Desde $ 6.000 general y desde $ 2.000 estudiantes en boletería del teatro, Metro Baquedano (Plaza Italia)  o a través de daleticket.cl