La más famosa obra del compositor italiano del barroco forma parte del próximo concierto junto a la suite Spartacus de Kachaturian.

HÉCTOR VIVEROS

Antonio Vivaldi logró pintar a través de la música su obra más famosa: Las Cuatro Estaciones, conciertos para violín y orquesta que describen magistralmente las principales características de las épocas del año. La primavera, el verano, el otoño y el invierno con sus sonidos y colores cobrarán vida en la interpretación de la Orquesta Sinfónica de Chile y el violinista Héctor Viveros durante el tercer programa del Festival de Verano del CEAC. El concierto, que será dirigido por Alejandra Urrutia, incluye además la interpretación de la Suite Nº2 del ballet Spartacus de Aram Kachaturian. Las presentaciones serán los días viernes 23 y sábado 24 de enero, a las 19:40 horas en el Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile, sala ubicada en Plaza Italia, Metro Baquedano.

Sacerdote católico y pelirrojo, el gran compositor italiano del barroco era llamado el “Cura Rojo” (il Prete Rosso). Su maestría le permitió componer música imaginativa, original y fresca dentro de una estética restringida, demostrando su extraordinaria habilidad como compositor y orquestador.

Vivaldi nació en Venecia el 4 de marzo de 1678 y murió en Viena el 28 de julio de 1741. Fue una de las figuras más relevantes de la historia de la música ya que cimentó el género del concierto, el más importante de su época y Las Cuatro Estaciones son la prueba de ello. Durante su vida compuso cerca de 500 conciertos para diversos instrumentos, 220 de ellos dedicados al violín, instrumento del cual era un virtuoso, además de 46 óperas.

Las Cuatro Estaciones forman parte del ciclo de su opus 8 Il cimento dell’ armonía e dell’ inventione cuya importancia radica en romper el paradigma del concierto soli establecido por el mismo Vivaldi que consistía en que el instrumento solista llevaba todo el peso de la melodía y la composición mientras que el resto de la orquesta se limitaba a ejercer el acompañamiento según las reglas de la armonía. Sin embargo, Las cuatro estaciones son conciertos para violín en los que la orquesta no actúa como mero fondo de acompañamiento, sino como un relieve: no se limita a acompañar al solista, sino que ayuda al desarrollo de la obra.

Esta nueva forma de hacer música influyó posteriormente en los conciertos de Handel y especialmente en Johann Sebastian Bach, quien estudió los conciertos de Vivaldi. A partir de las innovaciones de Vivaldi, Bach perfeccionó el concepto de concierto. Las Cuatro Estaciones influyeron en la música de Bach y ésta en la de Haydn quien, al ser maestro de Beethoven, extendió la influencia de Vivaldi al genio de Bonn y a otros músicos.

Cuándo: viernes 23 y sábado 24 de enero de 2015, a las 19:40 horas.
Dónde: Centro de Extensión de la Universidad de Chile, CEAC, Metro Baquedano, Plaza Italia.
Entradas: Desde $ 4.000 público general y desde $ 3.000 estudiantes en boletaría de CEAC o a través de Daleticket.cl