El reconocido director chileno Maximiano Valdés volverá a tomar la batuta de la Sinfónica, con dos obras de Brahms además del Concierto para Violín del compositor nacional Carlos Riesco, en el que actuará como solista el concertino de la OSCH, Alberto Dourthé.

Alberto Dourthé

 

El reconocido director de orquesta chileno, Maximiano Valdés, vuelve a dirigir a la Orquesta Sinfónica de Chile en “Música libertad y felicidad”, concierto que se desarrollará el viernes 30 de octubre en el Teatro del Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile, el que contará con la participación del destacado violinista chileno, Alberto Dourthé, como solista.

Valdés, quien es director artístico del Festival Casals de Puerto Rico y desde 2008 director titular de la Orquesta Sinfónica de ese país, señaló que “siempre será una feliz ocasión el poder dirigir a los maestros de la Sinfónica. Es una de las mejores orquestas de América Latina y tiene el honor de representar  la tradición musical chilena. Desde su creación ha sido la gran difusora de la música nacional  y es hoy una institución imprescindible para la cultura de nuestro país”.

El programa contempla dos obras de Brahms, en lo que será la apertura y cierre de éste. Así, el concierto comenzará con la Obertura Festival Académico, pieza compuesta en 1880 y estrenada al año siguiente bajo la dirección del propio compositor. En tanto, para el cierre se presentará su Sinfonía N°3. “La Tercera Sinfonía de Brahms es las más enigmática de las cuatro que compuso. Es una sinfonía más personal, que alterna movimientos de  gran dramatismo con otros más camerísticos e íntimos. Tiene la característica de acabar cada uno de sus movimientos de manera tranquila y serena y nos deja con una sensación de una pregunta sin respuesta. Encontrar la ‘voz’ de Brahms en esta obra es lo difícil”, indicó el afamado director orquestal.

Entre ambas obras estará la interpretación del Concierto para violín del compositor nacional Carlos Riesco, estrenado en julio de 1951 por la misma Orquesta Sinfónica de Chile, ocasión en la que fue dirigida por Víctor Tevah, con el violinista español Enrique Iniesta como solista.

El conjunto revivirá la pieza escrita entre 1950 y 1951, esta vez con la actuación del destacado violinista Alberto Dourthé, Concertino de la OSCH, quien actuará en calidad de solista, interpretando por primera vez este concierto. “El motivo paras tocar este programa es tratar de recuperar o volver a estrenar los conciertos para violín que se han hecho en Chile”, indicó, agregando que “esto se relaciona también con mi trabajo como profesor de este instrumento. Creo que es muy importante que esto llegue a los estudiantes chilenos, que sientan el orgullo de saber que en nuestro país se han hecho conciertos increíblemente interesantes, bonitos, muy difíciles técnicamente, es decir muy importantes para el desarrollo del violín”.

Dourthé destacó además la cercanía de Carlos Riesco con la Orquesta Sinfónica de Chile y señaló que si bien su música no es tan conocida en el país, ésta tiene un carácter muy especial, pues en ella queda de manifiesto la influencia que el compositor tuvo, por un lado de Francia, y por otro una cercanía con Estados Unidos. Asimismo, enfatizó en la importancia de ampliar constantemente el repertorio de las orquestas en Chile, incorporando a creadores nacionales. “Creo que es importante que el repertorio de violín no sea sólo Tchaivosky, Brhams o Beethoven, sino que también que existan otras alternativas, y eso se está logrando con este tipo de propuestas”, sentenció.

CUÁNDO: Viernes 30 de octubre, 19:40 horas.
DÓNDE: Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile, CEAC.
ENTRADAS: Desde $ 6.000 general. Precios especiales para estudiantes y tercera edad en boletería del CEAC, o a través de www.daleticket.cl