La Sinfonía N°2 del compositor checo-austriaco será la protagonista del concierto que la Orquesta Sinfónica de Chile y el Coro Sinfónico interpretarán bajo la dirección del maestro Leonid Grin, donde también se presentarán las solistas Patricia Cifuentes y Claudia Lepe.

orquesta y coro

El concierto N°10 de la temporada de la Orquesta Sinfónica de Chile trae de regreso una de las más aclamadas obras de uno de los compositores más importantes del posromanticismo: Sinfonía N°2 “Resurrección”, de Gustav Mahler, la que contará con la dirección del titular de la Orquesta Sinfónica de Chile, el maestro Leonid Grin, una de las batutas más destacadas a nivel internacional.

Junto con la Orquesta se presentarán también el Coro Sinfónico de la Universidad de Chile, dirigido por el maestro Juan Pablo Villarroel, además de las talentosas solistas Patricia Cifuentes, soprano ganadora de numerosos premios y concursos tanto en Chile como en el extranjero; y Claudia Lepe, contralto, quien tras su debut como solista en 2013, ha desarrollado una fructífera carrera que la ha llevado a interpretar importantes roles del repertorio operístico y de conciertos.

Abordada anteriormente con gran éxito por parte de la Orquesta y Coro, la última oportunidad en que fue interpretada por estos conjuntos fue en octubre de 2011 en la Catedral de Santiago. “Es una obra que nos trae muy buenos recuerdos, y siempre que la hacemos quedamos felices, pues resulta muy gratificante”, señala el Director Artístico del Coro Sinfónico de la Universidad de Chile, Juan Pablo Villarroel, agregando que junto con su belleza, se caracteriza por ser una composición que guarda algunas complejidades en el trabajo de preparación. “Es muy exigente en cuanto a volumen, a concepción de las frases. Requiere de muchas personas y bastante resistencia física, por lo que no es fácil de hacer”, indica.

Por su parte, el propio compositor checo- austríaco se refirió en su momento a esta monumental, compleja y emotiva obra, con la que inició su incursión en el mundo de la sinfonía vocal. “He llamado al primer movimiento Rito fúnebre. Es el héroe de mi Primera Sinfonía al que llevó a su tumba, y puedo ver toda su vida reflejada en un espejo purísimo, como desde una atalaya. Al mismo tiempo, se presenta la gran pregunta: ¿Con qué propósito has vivido? ¿Para qué has sufrido? ¿Ha sido todo una broma terrible? Debemos responder a todas estas preguntas si hemos de seguir viviendo, y si hemos de morir después. Cualquiera que haya oído esas preguntas debe responder. Yo doy mi respuesta en el último movimiento de la sinfonía”.

La composición, estructurada en cinco movimientos, incorpora voces en su parte final, específicamente en el cuarto movimiento. “La obra es de una gran hermosura, de una expresividad extraordinaria, por lo que logra despertar  una gran cantidad de sentimientos. Mahler siempre es capaz de tocar la fibra de las personas de forma impresionante”, comenta  Villarroel.

Considerada una obra maestra de gran eficacia estética y un testimonio de los conflictos interiores del propio autor,  la obra fue compuesta por Mahler entre 1888 y 1894 y su versión completa fue estrenada el 13 de diciembre de 1895 por la Filarmónica de Berlín, en la capital alemana, bajo la dirección del propio Mahler.

 

CUÁNDO: Viernes 24 y sábado 25 de junio, 19:40 horas.
DÓNDE: Teatro U. de Chile (Metro Baquedano).
PRECIOS: Desde $ 6.000 a $15.000 valor general.
40% dcto. para estudiantes, tercera edad y funcionarios U. Chile.
30% dcto. socios Coopeuch, Club La Tercera, socio Flying blue Air France.
ENTRADAS: En boletería del Teatro, o a través de www.daleticket.cl