Una de las batutas más reconocidas del último tiempo regresa a Chile para dirigir nuevamente a la Sinfónica, ello luego de un exitoso paso por el país en 2014, ocasión en que dirigió a la agrupación en dos programas.

Thomas Sanderling con la Osch_

Nacido en San Petersburgo y reconocido como uno de los directores de orquesta de mayor prestigio a nivel internacional, el maestro alemán Thomas Sanderling vuelve a tomar la batuta de la Orquesta Sinfónica de Chile tras dirigir a la agrupación por primera vez en 2014.

Elegido por el mismísimo Dmitri Shostakovich para conducir los estrenos alemanes de sus Sinfonías N° 13 y N° 14, después de verlo debutar a la Orquesta Estatal de Rusia, Thomas Sanderling destacó desde su juventud por sus extraordinarias condiciones en la conducción orquestal.

Hijo mayor del célebre director judío-alemán Kurt Sanderling, a los 24 años de edad se convirtió en director musical del Teatro de la Ciudad de Halle y a los 25 ya estaba dirigiendo en las principales orquestas y teatros de ópera de toda Alemania del Este, incluyendo la Staatskapelle de Dresden y la Gewandhaus de Leipzig.

Actualmente dirige las más importantes orquestas de Rusia, Europa y Estados Unidos. Asimismo realiza grabaciones en CD para Sony Classical, Orfeo, Naxos, Deutsche Gramophone y Audite. En su catálogo existen muchos CDs de Shostakovich, Mahler, Tchaikovsky, Prokofiev, Taneev, además de compositores americanos, entre otros.

Esta vez vuelve a Chile para presentar dos programas junto a la Sinfónica. El primero de ellos el viernes 12 y sábado 13 de agosto en un concierto monográfico de Wolfgang Amadeus Mozart, con la Obertura “Don Giovanni”, Concierto para violín N°3 y Sinfonía N°39; y el segundo el viernes 19 y sábado 20 de agosto, donde dirigirá la magistral obra Magnificat, de Johann Sebastian Bach, que contará también con la participación de la Camerata Vocal de la Universidad de Chile.

 

Ud. creció en un entorno musical, ¿De qué manera ello, principalmente la destacada carrera de su padre, influenció su decisión de seguir también el camino de la música?

Cuanto tenía 6 años mis padres me inscribieron para el examen de admisión en la famosa escuela del Conservatorio de San Petersburgo (antiguo Leningrado). Ambos estaban felices de que hubiera llegado a este concurso tan importante y que contaba con un alto grado de dificultad.

Sin duda entonces ellos fueron un pilar importante a la hora de definirme también por la música.

 

Siendo aún muy joven, Ud. fue asistente de Herbert von Karajan y de Leonard Bernstein. ¿Qué significó para trabajar con estos destacados directores al inicio de su carrera?

Había mucho que aprender de ellos. También, ambos fueron muy diferentes. Karajan fue un facultativo fenomenal y nunca he encontrado otro director igual, que pueda materializar en tan alto porcentaje su idea y sonido.

Berstein fue un hombre instruido y conocedor universal en todas las áreas, como de historia, ciencia, arte, literatura, etc. Fue un pensador con tendencia filosófica, que quiso explicar  toda interacción de cualquier tipo entre música, arte y vida. Era fascinante.

 

Ésta es la segunda vez que dirigirá a la Orquesta Sinfónica de Chile. ¿Qué recuerdos guarda de su primera experiencia con esta agrupación?

Mi primera experiencia fue muy agradable. Disfruté mucho aquel paso por el país pues pasamos un buen momento hacienda música junto a esta orquesta. Eso me lleva a pensar que esta vez nuevamente haremos un buen trabajo.

 

El primer programa que dirigirá es un concierto monográfico de Mozart, uno de los compositores más programados en todas las salas del mundo. ¿Cómo aborda la interpretación de un artista tan reconocido para el público?

Efectivamente Mozart es un compositor que el público conoce muy bien.

Mi aspiración para una interpretación seria y lo que siempre me propongo como meta es llegar a lo más profundo de una obra… que en este caso, es además una gran creación de un gran compositor.

Es inevitable también que cada vez que uno interpreta este tipo de piezas, afortunadamente descubre y entiende algo nuevo en ellas. Esto conduce a ampliar la visión infinita  de una obra maestra, que debería llevar igualmente a la audiencia  a captar siempre una nueva dimensión de las composiciones.

 

Por otra parte, su segundo concierto con la Sinfónica será con otra obra maestra de otro de los grandes y reconocidos compositores de todos los tiempos: Magnificat de Bach. ¿Qué puede comentar acerca de esta obra sacra?

Magnificat de Bach es una de las obras más importantes de la literatura musical y es una de las pocas obras católicas de este compositor protestante, que vivió y trabajó en un medio protestante. Esto es extraño y excepcionalmente importante para él.

Es un gusto poder dirigir una obra como ésta.

 

¿Cuál es su visión del legado musical de estos dos grandes compositores?

Ambos son singularmente geniales.

Bach puede ser visto como un gran padre y fuente de música clásica europea.

Por otra parte, Mozart fue el creador de la ópera del Post-Barroco, que siempre será lo más importante del repertorio. Al igual que Haydn, también fue el creador de todos los demás géneros en la música del Post-Barroco.